La guerra económica llegó a las panaderías

24 marzo, 2017 - Leonardo Gonzalez

Esta prometedora novela denominada “Guerra Económica” que comenzó por todo lo alto en aquella ya lejana navidad del año 2013 con su primer episodio en horario estelar conocido por todos como el “Dakazo”, hoy toma forma otra vez para emitir un nuevo capítulo al que su furibundo autor le ha dado por titular la “Guerra del pan”, sí así como lo lee ya que como toda mala historia esta se ha ido degradando con el paso del tiempo pues a pesar de su costoso presupuesto ya no son televisores pantallas planas y costosas neveras las que forman parte del set de utilería sino pan, así tan simple y llano como un sencillo pan y no pan con jamón y queso, ni pan dulce porque eso sería malgastar la harina sino pan puro, puro pan, así de mal estamos.

No hay pan

El pan de los venezolanos

Todos sabemos que el pan por excelencia de los venezolanos es la arepa y para ser más específico la arepa de harina P.A.N. sí, la de la Polar de Lorenzo con el que la revolución ha tenido tantos problemas, no sabemos si con justicia o por envidia pero ya eso es otro tema.

Lo que nos incumbe en este momento es analizar cómo el venezolano como actor de reparto de esta nefasta novela ha tenido que modificar sus hábitos alimenticios y en medio de estos cambios el pan ha venido a ser un buen resuelve junto con otras variables como la yuca, el cambur verde y hasta el mango cuando es la época de esa fruta.

Por lo que las recientes acciones del gobierno como protagonista estrella de esta historia melodramática ponen en jaque a más de uno y no nos referimos a los empresarios, algunos de los cuales pueden darse el lujo de perder una panadería y aun así seguir teniendo una calidad de vida por encima del promedio, sino que estamos hablando del padre y madre de familia cuya principal preocupación no es quien gobierna o quien tiene la razón en esta estéril disputa sino cómo hace para verles la cara a sus hijos que le esperan en la tarde sin nada en el estómago y tenerles que decir con lágrimas en los ojos que no pudo traer nada para comer porque la Guerra del pan la ganó el hambre.

Venezuela no necesita excusas ni culpables sino soluciones, ayudemos a tomar consciencia compartiendo este articulo en todas tus redes sociales.

Google Analytics Alternative